miércoles, 15 de abril de 2015

Don Ítalo, el Guardián del Octógono

 En el 2011, cuando lo conocí, no conocía su nombre y mucho menos su fama. En aquel momento inspiró crear la publicación “El Anciano del Octógono”, que la mayoría de ustedes conoce muy bien.
El Anciano del Octógono
Luego de ello vi su imagen retratada por un centenar de fotógrafos, Él era un verdadero modelo.
 Este domingo regresé a Uribelarrea con un grupo de amigos fotógrafos, a algunos ya los conocía con anterioridad, con otros fue el primer encuentro.
El objetivo era, pasar un hermoso día, y lo fue.
Llegué temprano, tipo 8:30 AM. 
 Empecé a caminar por la plaza, ingresé en la Iglesia, hice un centenar de fotos. Al regreso de una caminata por el pueblo lo veo a Él, a Don Ítalo sentado en la ventana de una vieja casona, vigilando todo a su alrededor.
Con el zoom de 200 mm en mi cámara comencé a hacerle fotos desde lejos, para que mi presencia no lo perturbe y para retratarlo en estado natural. 
 Por más que creo, que estaba alerta a cualquier movimiento que se producía en la Plaza.
Para la última foto, me acerqué, lo saludé. Le estreché la mano y efectué el último retrato.
Al rato llegaron mis amigos, ellos también cumplieron el ritual, retratarlo.
 Que es como mostrar su documento a este “Guardián del Octógono” de Uribelarrea.
Hoy el pueblo, ya no es el mismo que hace cuatro años. Ya no es ese pueblo pequeño anónimo que parecía morir. Hoy es un lugar turístico muy pintoresco lleno de vida, al menos los domingos.
Por supuesto, el personaje ilustre es Don Ítalo.
 También se han ido incorporando otros lindos actores, que deambulan por la plaza. Un amigo que te saluda a cada paso que das. ¿Hola, como está? ¿Todo bien? Te dice y repite a lo largo del día cada vez que se te cruza.
A ellos se le sumas un ejército de bellos y rellenos perros que te acompañan por todo el recorrido por el pueblo.

Cuya central es la Iglesia o a los alrededores de los restaurantes, donde realizan la limpieza de migas que dejan caer los comensales.
Inteligentes ellos, al ver que van terminando la comida en la mesa, se mudan a otra. El olor a las bondiolas, lomitos o chorizos son su GPS para orientarse y trasladarse.


A mi partida, los dejo allí a todos, el alma, el corazón del pueblo, sin ellos dejaría de ser Uribelarrea.

3 comentarios:

Salomon Malec dijo...

Ricky, describis con mucha generosidad y con mucha creatividad el encuentro con el personaje, al que le capturastes gestos, actitudes y momentos que son tan descriptivos y lo definen y lo pintan en su totalidad, lo tengo visto ya hace cuatro años, y varias veces. Fue un gran placer haber compartido ese domingo con vos y con nuestros amigos en comun, la fotos, las risas, y porque no cierta dosis de aventura... FELICITACIONES por tu trabajo, y que si lo repetimos........... Un gran abrazo...

gladis dijo...

hermosa historia, me encanta y enternece la gente mayor....que habra detras de esas fotos, por lo que contas, hay mucha comida y si los perros estan engordados, jajajjaja, el debe estar tambien bien alimentado y tendra un techo verdad?, bueno....las fotos que continuamente nos regalas, nos lleva a pensar, preguntarnos, disfrutar de paisajes, de los blanco y negros, colores, lagunas, pajaros varios, montanas, ciudades chiquitas, trenes.....y mas, gracias!

Enrique M. Picchio dijo...

Gran encuentro de amigos que nos permitieron conocer la gran calidad de ser humano que sos, y que bien has aprovechado a este personaje acompañandolo con un texto impecable nos deja un recuerdo inmejorable de ese encuentro, felicitaciones, que se repita y un placer saber de tu amistad...

Ingresá a Foto del Día: Imperdible

Ingresá a Foto del Día: Imperdible
Ingresá a Foto del Día: Imperdible

El Laberinto de la Vida

Iguazú

Mi Foto tapa de Revista

Mi Foto tapa de Revista

Tuvicha III ( cliqueando en la imagen acceso a la publicación )

Expo

Expo

FX 35mm

FX 35mm
No se lo pierdan, muchas imágenes

Mis Fotos en el National Geographic

Mis Fotos en el National Geographic
Mis Fotos en el National Geographic