miércoles, 31 de octubre de 2012

Tavannes watch



 Tavannes Watch, Suiza.

Fabrica donde trabajó el Abuelo René antes de venir a la Argentina en el Año 1922.

lunes, 22 de octubre de 2012

Sus primeros pasos en Caraguatay

El Che, Hombre Misionero

“Allí en el misterioso Misiones todo es obsesionante: la selva impenetrable llena de enormes arboledas que ocultan el sol con lianas e isipó, el yaguareté, el gato onza, el puma, el yacaré, el anta y el oso hormiguero. Todo en Misiones atrae y atrapa”.

 Con estas palabras Ernesto Guevara Lynch describió el lugar donde se instaló con su mujer Celia de la Serna.
La pareja emigró por la “fiebre yerbatera”. La mujer estaba embarazada, su hijo será el mítico revolucionario Ernesto “Che” Guevara.
Sus padres llegaron a Caraguatay en 1926.
“Me atraía no solamente la parte física de esa comarca, sino lo que había en ella de misterioso que absorbía al viajero y a veces lo absorbía tanto que muchos se quedaron para siempre”, escribió su padre.
Se ubicaron en un poblado cerca de Montecarlo, el emprendimiento estaba en plena selva. Las fronteras del territorio familiar eran un cerro y, del otro lado, el Río Paraná, con una vista a la Isla emblemática que todos conocen en el departamento, la Isla Caraguatay.
 Todos sabemos, nace en Rosario, ya que su madre, Celia, fue en búsqueda de un lugar sanitario adecuado para tener su primer hijo.
Su padre se encargó también de buscar financiación para instalar en Caraguatay un molino yerbatero. El préstamo se demoró y volvieron a Misiones.
 Él llega con sus padres, ellos para continuar con la dura tarea de cimentar una explotación yerbatera.
A pesar del calor, él pasaba sus primeros tiempos de vida vestido con un buzo que cubría todo su cuerpo, sus padres temían que insectos lo picaran y lo contagiara la malaria. Carmen Arias fue la mujer que se encargó de cuidarlo de bebé.
Como es de imaginarse, el fue creciendo en un entorno selvático y natural. Donde las marcas de la injusticia laboral dejaban marcas en los que trabajaban la tierra.
Celia, quedó embarazada de su segundo hijo, lo que la obligó a volver a Buenos Aires, en 1929 su hermana Celia. El Che, también se encontraba en la capital del país.
El padre planeaba volver a Misiones para continuar su vida familiar, pero nunca ocurrió. Solo regresó un par de  veces por cuestiones administrativas.
La historia siguiente, ya conocida por muchos, a los dos años se mudó a Alta Gracia.
Textos extraídos de una revista que se entrega a los visitantes en el Museo, el cual será mostrado en un capitulo futuro.

martes, 16 de octubre de 2012

Cabure-I y Yate-I


Leyenda del Salto Encantado


En el momento justo en que fue descubierto el salto, tuvo difusión una Leyenda sobre su origen. Tragedia de amor inspirada en el seno de la comunidad aborigen Guaraní que habitó el valle del Cuña Pirú. Habitaban el gran valle dos tribus históricamente enemigas, el cacique de una de ellas Aguará ( Zorro), tenía una bella hija llamada Yate-I (dulce).
 El de la otra tribu se llamaba Yurumi (oso hormiguero), cuyo hijo Cabure-I (pequeño búho), era un excelente cazador y valiente guerrero. Quiso el destino que los jóvenes se conocieran durante una cacería y naciera el amor entre ambos.
 Sus padres no lo admitieron y su odio estalló en una gran batalla. Durante la lucha Yate-I lloró al ver morir a su padre y sus lágrimas al tocar el suelo se iban transformando en pequeños hilos de agua. Caburé-I al observarla dejó las armas y corrió para compartir su dolor.
En ese instante cientos de flechas de ambos bandos acribillaron a los jóvenes y Tupa (Dios de la naturaleza) hizo que las lágrimas caídas de Yate-I  formaran un arroyo. Con truenos y rayos la tierra se abriera, cobijando a los enamorados muertos. En ese lugar las aguas del arroyo cayeron formando entonces el salto.

domingo, 14 de octubre de 2012

La Mari posó


Querida Pachamama, protégeme y cura mis heridas, sana mis miserias y guía mi corazón por el buen sendero que de indisciplinado que soy muchas veces me he apartado.

Que ese sendero tenga espinas, solo para que me den la señal que me estoy apartando de lo correcto.

También te pido que lo hagas con toda la Gente linda habita nuestra Tierra, así poder caminar juntos de la mano.

Que la envidia, la codicia y el mal trato sean una anécdota del pasado.
Actos que todos hemos cometido, muchas veces sin darnos cuenta.




Te pido perdón por todos mis errores y que me des la fuerza y la buena luz para poder perdonar.

Haz de este Mundo, tu Mundo, un Mundo sano, franco, sincero y honesto.

sábado, 13 de octubre de 2012

Pabellón de las Flores








La Exposición constaba de dos pabellones principales, en uno podíamos observar exclusivamente Orquídeas y el otro Flores en general, en esta oportunidad les muestro algunas imágenes de este último.

viernes, 12 de octubre de 2012

El Dolor del Gran Capitan

Era muy chiquito y  no lo recuerdo, pero mis padres me cuentan que viajé en el Gran Capitán desde Federico Lacroze a Posadas. Un largo viaje pero muy seguro, muchas veces me repetí a lo largo de estos años debo repetir y documentar nuevamente esta historia.

 En estos últimos años viaje en mi auto a la par de los surcos generados en la Tierra por sus vías. Las contemplaba a la par mía, como si fuera una guía.

En más de una oportunidad quise fotografiar, sus vías, sus estaciones.
 Esta vez me di el gusto, quizá ese temor de que un día desaparezcan bajo los yuyos y se pierdan debajo de los arboles generó acelerar mis pasos para documentarlo.

Estaba entre Virasoro y Santo Tomé, las vías a no más de 50 metros a la par de la ruta, un gran zanjón en el medio, era mi barrera.
 Paré, me puse las botas y a paso firme lo atravesé. Juncos y pastos quemados de casi mi altura tiznaron mis brazos y piernas, hasta algún arañazo como recuerdo. Que todos, luego miraban en mis paradas futuras. Esas marcas me acompañaron hasta casa, como señal para este guerrero de los caminos.
 Trepé la lomada, me paré en el medio, mirando al Norte, retraté su paso antes que se conviertan en ruinas, como las Jesuíticas. Hasta una veloz iguana parecía usar las vías como carretera en su huida de mi presencia. Ella asustadiza no quiso ser retratada.
 Realicé este documento unos kilómetros más adelante. En esta oportunidad tuve que saltar dos alambrados y escalar un zanjón aun más profundo, pero en esta oportunidad sin agua. Parado sobre la vías un sonido escuchaba, no era la bocina del tren, eran los pájaros de los arboles que celebraban mi presencia.
Llegando a Santo Tomé, tomo valor e ingreso a la ciudad, importante en la vida correntina, por cierto. Por un camino de tierra casi a la par de las vías me acerco a la vieja Estación.

Realizó muchas capturas fotográficas, pero en esta oportunidad comparto esta dos. La de unos vagones descarrilados, esperando que alguien los rescate o que la maleza tape el abandono del hombre y los oculte de la vergüenza.
Luego unos cuantos kilómetros al sur, ya en el pueblo de La Cruz, procedí de la misma manera. El testimonio, un durmiente quebrado. Pero también, debo decirlo, con un poco más ánimo me retiré, había algunos nuevos y grasa nueva en algunos mecanismos en los cambios de vías.
Estás dos estaciones, serán reflejas en próximos capítulos, con el relato del Guarda Estación.

Ingresá a Foto del Día: Imperdible

Ingresá a Foto del Día: Imperdible
Ingresá a Foto del Día: Imperdible

El Laberinto de la Vida

Iguazú

Mi Foto tapa de Revista

Mi Foto tapa de Revista

Tuvicha III ( cliqueando en la imagen acceso a la publicación )

Expo

Expo

FX 35mm

FX 35mm
No se lo pierdan, muchas imágenes

Mis Fotos en el National Geographic

Mis Fotos en el National Geographic
Mis Fotos en el National Geographic