martes, 29 de abril de 2014

Iguazú y sus aguas grandes

 Muchas veces las visité. Si la memoria no me falla, la primera oportunidad fue en el ’74, con mis padres y mi abuelito René,  llegamos hasta allí con nuestro 3CV.
Luego, en Enero del ’78 con los compañeros de la primaria en nuestro viaje de egresados.

En ambas oportunidades existían las pasarelas de hormigón y barandas de madera.
Luego de aquella visita, hubo un par más al menos, sin recordar con exactitud  el año.

Sí recuerdo que regresé en el 2003: la modernidad había llegado y se encontraba como en la actualidad.
Aquella vez fue, posiblemente, las últimas fotos que hice con mi cámara analógica.
 Hoy regresé, ya no para conocerlas sino para recrear mi vista y capturar todo el escenario en fotos, con una nueva visión fotográfica.
Hice escenas clásicas como las puede hacer cualquier turista y también algunas especiales.

 Muy temprano salí de Montecarlo, antes de las 3AM. En ese viaje tendría una muy grata compañía a la izquierda. La luna y su eclipse de sangre, cada 10 minutos una parada obligada porque mi modelo deseaba ser retratada.

Luego de las 5AM, estaba a las puertas de la Gran Maravilla de la naturaleza. Descansé un rato y a las 8AM hice mi ingreso triunfal para tomar el primer tren a la Garganta del Diablo.






















Link anterior Garganta del Diablo

lunes, 28 de abril de 2014

La Sirena del Caraguatay


 Desde lejos se escucha su canto que tiene, como música de fondo, el correr del agua del arroyo, que al golpear contra las piedras parece una orquesta.
Ella tiene un coro de aves que la acompañan y generan un sonido cautivante para los jóvenes que van en búsqueda de su amor.

 Un día, un Caballero Germano escuchó su voz entre la densa selva y su corazón comenzó a inquietarse.
Al llegar al arroyo abriéndose paso con sus fuertes brazos, ella posaba sobre una piedra, rodeada por el agua, mostrando una belleza sin igual que deslumbró al Caballero antes que pudiese pestañear dos veces.

 Un flechazo de flores, tan veloz como un picaflor, atravesó su corazón y quedó atrapado como en una enredadera.
Se fue acercando a la Sirena para expresarle su amor y juntos en las piedras, se sentaron a escuchar la calmante melodía de las aguas.
 A medida que el amor iba floreciendo, fue descendiendo una densa bruma que los abrazaba y los escondía para no ser vistos por los extraños.



La selva que rodea al arroyo fue su fortaleza y hacía de muro para albergar su privacidad.
Ese intenso amor cultivó ya hace mucho tiempo y su fruto fue un joven apuesto, que al igual que sus padres, cautivó a todas las jóvenes apasionadas de la comunidad.
Dedicado a Mario, Alejandra y Axel

viernes, 25 de abril de 2014

Estación Monte Caseros Oeste

 Estación Oeste del Ferrocarril "Gran Capitán" en la Ciudad de Monte Caseros en la Provincia de Corrientes 






Ingresá a Foto del Día: Imperdible

Ingresá a Foto del Día: Imperdible
Ingresá a Foto del Día: Imperdible

El Laberinto de la Vida

Iguazú

Mi Foto tapa de Revista

Mi Foto tapa de Revista

Tuvicha III ( cliqueando en la imagen acceso a la publicación )

Expo

Expo

FX 35mm

FX 35mm
No se lo pierdan, muchas imágenes

Mis Fotos en el National Geographic

Mis Fotos en el National Geographic
Mis Fotos en el National Geographic