viernes, 13 de abril de 2012

Moconá, mi tesoro tan esperado



A Misiones, la tierra de mi Padre he ido un innumerable número de veces y muchos lugares los he recorridos en más de una oportunidad, que aún muchas cosas por recorrer, por descubrir, como una que contaré más adelante, que hasta mis tíos oriundos de allá no habían visitado, pero en mi, faltaba algo, faltaba visitar los Saltos del Moconá o Yucuma para los brasileros.
Esta era la oportunidad, casi tan importante como mi descanso, como mi visita a mi familia, eran ellos, hoy, ya con un acceso muchos más fácil, hoy, ya un paseo turístico, pero no importa allí debería estar.

Por más que hoy, existe un acceso asfaltado hasta metros de los Saltos, debía esperar que también la Madre Naturaleza me acompañara junto al Tío Federico y a mi Primo Mario, ya que si llovía mucho el Arroyo Pepirí Miní impediría mi visita por el lugar más accesible, me debía limitar a un posible largo recorrido en lancha desde el Puerto del pueblo del Soberbio.

Hasta esa suerte tuve, por más que su gente pide a gritos lluvia por la tremenda sequía que viven, ese lunes llegué, luego el miércoles llovió al igual que la tremenda tormenta de Buenos Aires.


Era casi las once de la mañana cuando me embarqué en el bote para realizar el recorrido río Uruguay arriba, hacía los saltos.
Un nivel de agua de aproximadamente 4 metros, bajo, pero con un muy buen nivel para realizar mi documentación fotográfica. Fui preparado, pero a su vez improvisado, el proteger mi cámara era un objetivo primario, tanto como recrear mi visión ante tremendo regalo de la Naturaleza.


Mi improvisación fue meter la cámara dentro de una bolsa de polietileno, nunca había hecho esto, que había llegado desde mi casa, con un pequeño orificio solamente para el lente, apretada por el protector de rayos, tenía miedo que alguna saliera borrosa o que la bolsa con el efecto del viento y la bruma se corriera, pero no, salieron como ustedes la pueden apreciar.

Unos veinte minutos dura el recorrido, poco, como para hacer una segunda pasada, pero lo suficiente para retratarlos y disfrutarlos.
Las imágenes tomadas aguas arriba, el lado izquierdo, el de los saltos, es el lado argentino. Desde la costa, la mejor visión se encuentra desde el lado brasilero, ya que estamos frente a ellos, mientras que del lado argentino, solo vemos como el agua se pierde en la profundidad.



A título informativo, los Saltos tienen una longitud de aproximadamente 1800 metros y en el lugar que llaman la olla llega a tener una profundidad de 120 metros.

Un muy especial agradecimiento al Tío Federico y a mi Primo Mario.

Ingresá a Foto del Día: Imperdible

Ingresá a Foto del Día: Imperdible
Ingresá a Foto del Día: Imperdible

El Laberinto de la Vida

Iguazú

Mi Foto tapa de Revista

Mi Foto tapa de Revista

Tuvicha III ( cliqueando en la imagen acceso a la publicación )

Expo

Expo

FX 35mm

FX 35mm
No se lo pierdan, muchas imágenes

Mis Fotos en el National Geographic

Mis Fotos en el National Geographic
Mis Fotos en el National Geographic