viernes, 12 de septiembre de 2014

RETRATOS DE FAMILIA


La historia de la emigración de la Familia Kimmich

Desde la perspectiva de Luise Kimmich de Frank ( Tía de mi Padre Alfredo )

 Mi hermano fue herido en la Guerra del Catorce (Iº Guerra Mundial) en la cabeza. Estuvo internado 3 años en diferentes hospitales de campaña o también hospitales. Después de su recuperación trabajó nuevamente en su profesión. Pero los tiempos, después de la guerra, eran malos y así cada uno buscaba trabajo donde podía. Un día llegó una carta como caída del cielo, desde Montecarlo, Misiones, Argentina a Metterzimmern. Como la carta era del compañero de escuela de papá, Gottlieb Durian, que en 1911 había emigrado a Brasil y entretanto se había trasladado a Argentina y nos animaba a venir, mi padre y mi hermano enseguida estaban entusiasmados. Papá se fue enseguida a la oficina de emigraciones y se informó sobr la situación y adónde quedaba en realidad Misiones. Así comenzó la historia de la emigración de la familia Ernst Kimmich en 1921.
 En el año 1921, o sea ya a 3 meses de la llegada de la carta, mi padre había tomado la decisión de enciar a su hijo mayor, mi hermano, Ernst a la selva en Argentina. Ernst estuvo contento en poder se independiente por fin. Él ya estaba comprometido con Marie Brosi de Hasslach (Hohenhasslach).
Papá le dio el siguiente consejo, cuando llegues a un país desconocido en el que quieras trabajar como agricultor fijate que haya suficiente agua y también montañas y valles; a eso estamos acostumbrados nosotros los suabos. Los preparativos avanzaron rápidamente, y así Ernst ya pudo largarse en abril de 1921 con un buque de carga desde Hamburgo. En mayo de 1921 llegó a Buenos Aires. Desde allí el viaje siguió muy lentamente. Entre tanto comenzó el invierno argentino, que también puede llegar a ser sensiblemente frío en Misiones.
Mi hermano fue recibido amablemente por el compañero del colegio de papá, Gottlieb Durian. Trabajó por unos meses por comida y alojamiento en lo de la Familia Durian y así pudo conocer el lugar y su gente.
Ya después de unos meses escribió que estaba construyendo, que había reservado y comprado de la compañía a través del Señor Durian algunos lotes de tierra. (Un lote o una colonia son aproximadamente 20 – 26 hectáreas). Preguntó si Pauline no quería venir también junto con su novia Marie. Que la tierra era buena y que todo crecía en abundancia; pero también el yuyo.
 Así empezaron otra vez los preparativos. Para Ernst, papá había vendido una res, eso alcanzó para el viaje y un dinero de bolsillo. Parael viaje de Pauline vendimos una vaca, aparte del pasaje pudimos comprar una máquina de coser con lo que obtuvimos. Así Pauline viajó con la novia de Ernst, Marie, desde Bremen con un buque de pasajeros a Buenos Aires. Desde Buenos Aires a Montecarlo la travesía siguió en el vapor a ruedas, el viaje duró una semana.
 En enero de 1923 Ernst y Marie se casaron en Piray y vivieron en su casita de madera hasta que nosotros vinimos dos años más tarde. Ahora comenzaba de nuevo el desmonte y la construcción. Aparte de nosotros vinieron otros cuatro hombres jóvenes; éstos también querían trabajar en la selva; pero el comienzo fue difícil y el dinero escaso. Así tres de los hombres jóvenes trabajaban con Ernst en la compañía con asadas y palas en la construcción de caminos.
 A un muchacho, Karl Reichert, papá le pagó el viaje, su profesión era carpintero; él quería emepzar enseguida, pero primero tenía que construirse un banco carpintero.
Pero más importante era conseguir alojamiento, porque la casita de Ernst en realidad sólo fue construida para los comienzos y estaba formada por la cocina, una sala de estar y la baranda, esto sólo alcanzaba para una familia chica, como para las tres personas que ya estaban.
 Pero nosotros llegamos con nueve personas; ¿A dónde podíamos ubicarlas a todas?  No lejos de la casita había una choza de paja, allí Ernst había guardado forraje para su vaca en el invierno. Ahí acamparon al principio los varones y mi hermano Karl(*);  las otras siete personas se ubicaron en la cocina y en la sala de la pequeña casa.
Nosotros llegamos un domingo de mayo y ya el lunes se dijo: Ahora a construir; hacha, serrucho y machete no tuvieron descanso y a la noche estuvo terminada una ampliación de la casa. Allí pudimos guardar todas las cajas y cajones.
 Entonces se empezó la construcción de un galpón que iba a servir de alojamiento para las personas; además debería ubicarse un taller para el carpintero así como también debía almacenarse maíz y tabaco. La leña tenía que ser traída toda al hombro. Las paredes revestidas con tacuara y con tablas de timbó y de cedro cortadas con hacha, el techo se hizo con tejas de madera.
No pasó mucho tiempo y todo el grupo pudo instalarse. Nuestro carpintero Karla Reichert le dio al galpón el nombre de “villa orgenlos” es decir “villa despreocupada”.
 Ahora también podíamos rescatar nuestro maíz. Antes buscábamos el maíz para el pan y para los chanchos de la chacra, según como lo íbamos necesitando. El maíz para hornear se secaba antes en el horno y se desgranaba y se molía a mano; este era el trabajo nocturno para descansar.
Por nuestro terreno corre un hermoso arroyo, se llama Aterrado y tiene una cascada, unos 2 metros por 2; aquí mi padre construyó un pequeño tajamar e hizo construir por nuestro carpintero una rueda de agua que en agosto ya impulsaba nuestro molino; ¡qué alivio!
 En septiembre Gustav Bochert se casó con nuestra hermana Pauline. Ernst también se mudó y se fue a su chacra (unos 5 km más cerca del puerto) adonde entonces llegó en octubre el primer nieto Ernst. Ahora ya había 3 Ernst Kimmich en Montecarlo: abuelo, padre e hijo. ( el Abuelo era mi padre)
En Noviembre comienza la cosecha de trigo en Entre Ríos, todo nuestro equipo levantó vuelo y nosotros éramos nuestros propios patrones; eso fue en el año 1923.
 Los domingo íbamos a la asamblea a lo de los hermanos Fischer, que vivían en nuestro valle; como aquí en su mayoría suabos se lo llamaba “Schwabental” ( Valle de los suabos).
En 1926 construimos una casa de material y nos instalamos en ella en Navidad del mismo año. Gustav y Pauline se quedaron en la vieja, pero ya tenían planeado construir también una casa nueva. Ya tenían dos hijos, Fritz y Karl.
Muy pronto también ellos tenían una hermosa y espaciosa vivienda. A continuación un galpón y un resguardo para el ganado. Porque toda iba más rápido, porque ahora teníamos caballos y bueyes para ir al aserradero. También ya teníamos algunos ingresos de la venta de tabaco, maíz, chanchos, gallinas y huevos. Ya habíamos plantado naranjas y yerba, así podríamos contar aquí pronto con nuevos ingresos. ¡Dios daba el crecimiento y por añadidura bendición!


Mi hermano Ernst sufría mucho dolor de cabeza por su herida de guerra en la cabeza, con el tiempo vinieron ataques epiléptico. El 23 de enero de 1932 falleció mi (nuestro) querido hermano en mi brazos; dejó 4 hijos y una hija.
Desde ahora queridos sobrinos y sobrinas pueden orientarse por ustedes mismos. Yo misma también enfermé y me tuve que someter a una operación; después de mi recuperación acompañé a mi cuñado Gustav Bochert, que quiso visitar a sus padres en Alemania. Así partimos el 15 de abril de 1933 desde Buenos Aires con los chicos Fritz y Karl. Llegamos en mayo a Bietigheim.


Vuestra tía Luise Kimmich de Frank
Montecarlo en enero de 1984
Revisión por Siegfried Groß – Stutgart en mayo de 1997
Agradecimiento muy especial a mi tía Elsa Kimmich que me facilitó este texto.
(*) Karl , mi abuelo, es quién ven en la foto estirando su mano hacia mi en la carretilla y el galpón de 1930 de fondo, la foto fue realizada por mi Madre.

EXPO Compartida Proximamente

EXPO Compartida Proximamente
Av. Patricias Argentinas 277

Ingresá a Foto del Día: Imperdible

Ingresá a Foto del Día: Imperdible
Ingresá a Foto del Día: Imperdible

El Laberinto de la Vida

Iguazú

Mi Foto tapa de Revista

Mi Foto tapa de Revista

Tuvicha III ( cliqueando en la imagen acceso a la publicación )

Expo

Expo

FX 35mm

FX 35mm
No se lo pierdan, muchas imágenes

Mis Fotos en el National Geographic

Mis Fotos en el National Geographic
Mis Fotos en el National Geographic